Contact


If you own a store and would like to sell PEZ D’OR

If you would like to purchase a PEZ D’OR original

 

Let’s get social

CONTACT

Fue lo peor, pero me regalaste momentos que fueron lo mejor, Gracias PEZ D´OR


July 11 2020


Por Tere Saiz

Hoy en día es más frecuente escuchar de mujeres que viven la “Lucha contra el Cáncer de Mama”, debido a que esta enfermedad no respeta la edad, el estatus social o situación geográfica de donde se radica.

Es muy importante saber que si se detecta a tiempo, las pacientes pueden recibir los tratamientos médicos necesarios para poder atacar el mal ya que la ciencia avanza minuto a minuto y con esto se le puede dar la vuelta a la hoja como fue mi caso. Soy Tere Saiz y soy sobreviviente al cáncer de mama.

Para mí el recibir la noticia de que encontraron un tumor canceroso en uno de mis senos fue terrible, pero al paso de los días el saber que contaba con el apoyo de mis familiares y amigos fue de gran ayuda, ya que ellos nunca permitieron que yo perdiera la fe y me empujaron a luchar en todo momento contra este mal.

“Mi vida sufrió muchos cambios desde que tuve conocimiento de lo que me pasaba, fue como entrar en un túnel desconocido que no sabía a dónde me llevaría y que era lo que me esperaba, mi gran fortuna fue que siempre avancé de la mano y con el apoyo de mi esposo y de mis dos hijos quienes me ayudaron a visualizar desde dónde iba a vivir este duelo, y decidí que iba a hacerlo viviendo esto con una excelente actitud y aprendizaje.”

El proceso en un principio me fue difícil, primero la cirugía dónde perdí uno de mis senos y después los efectos secundarios de las quimioterapias que recibí con los que tuve otras pérdidas: mi cabello y mi complexión física, (en mí caso aumenté 14 kilos) y estos cambios importantes en mi cuerpo, (a pesar de mí buena actitud) hicieron que sintiera miedos, falta de seguridad y baja autoestima. Por todo esto en ocasiones dejé de participar con mis seres queridos en ciertas actividades que llevaba a cabo cotidianamente, como fue dejar de asistir a los eventos que se hacían en la piscina del Club o ir de vacaciones a la playa. En gran parte fue debido a que no encontraba las prendas o accesorios adecuados con los que yo me sintiera bien y segura, cuando tienes una enfermedad como esta, lo único que no quieres es causar lástima.

Afortunadamente una amiga me recomendó los bañadores para mastectomía ideales de PEZ D’OR, los cuales me brindaban trajes con las características adecuadas, con los que me sentí confortable. Habiendo quedado muy sensible mi piel a raíz de las cirugías (especialmente las zonas donde hay cicatrización), el material textil con el que son confeccionados no lastimaron mi piel. Les puedo comentar que me hicieron sentir segura en su momento ya que los escotes son ideales para mantener ocultas las imperfecciones en mi cuerpo causadas por esta enfermedad, además de contar con los espacios para poder colocar las prótesis sin riesgo alguno.

Imagínense mi sorpresa poder ponerme un bañador sin causar lástima, controversia o miradas de horror, poder estar al aire libre y sentir el sol, el aire correr por mi piel, o simplemente poder disfrutar un momento con mi familia, un momento de felicidad. PEZ D’OR me dio todo eso y siempre estaré agradecida.

En este momento ya cuento con la reconstrucción total de esta parte de mi cuerpo y continúo portando este tipo de bañadores que me permiten sentirme femenina, atractiva y segura de mi misma, además los diferentes modelos son muy favorecedores para mi silueta.

PEZ D’OR no solo me ayudó a recuperar mi confianza, si no, a no dejarme caer por esta terrible enfermedad, al ponerme el bañador con mi prótesis me sentí completa por un momento, esperanzada de que algún día podría volver a reconstruirme, y más que nada podría llegar a vencer el cáncer.

Lo logré! Soy sobreviviente del cáncer, con reconstrucción de mi pecho, y una seguridad inmensa para poder sacar lo mejor de lo peor.